Managua

La única canción prohibida en la historia de Nicaragua

*La historia de “Vergüenza y escándalo en la familia”

Por Bosco León Báez
LA CALLE

Con la muerte, el pasado diciembre de Armando Manzanero, también se marchó uno de los compositores más románticos de los últimos cincuenta años. Los jóvenes de ayer y de anteayer aún suspiramos al escuchar la música romántica de nuestros tiempos. Siempre llegan recuerdos de la adolescencia y juventud, más de uno de sus temas nos recuerda un viejo y bonito amor. Pensar que estas bellas canciones las escuchábamos en discos de acetato, hoy y los long play, no son más que objetos conservados en el recuerdo, o piezas de colección guardadas en el fondo de un viejo armario.

En la actualidad los muchachos han perdido por completo ese gusto, ahora escuchan canciones, vulgares, sin ritmo ni melodía. Más de un tipo, enganchado porque le dicen que es un “tronco de cantante”, se mete a un estudio de grabación, le ponen el iTunes, y él que se dice es cantante, comienza a aullar leyendo las vulgaridades que le escribieron y media hora después, sale grabado el disco. Mientras más vulgaridades dice esa canción, el récord de ventas es mayor.

Esto es palpable escuchando a cualquier “reguetonero”, diciendo cienes de groserías en un tema. Poniendo a la mujer por el suelo, sin recordarse que este seudocantante, nació de una mujer. Para este tipo de canciones no hay censura, muchos menos que se va a prohibir en cualquier país del mundo que ese tema no sea reproducido ni por la radio y menos por televisión, donde los videos musicales de estos temas, son hechos con la computadora y con imágenes de bellas y sensuales mujeres, para que este disco se pueda vender.

La canción censurada

Hace 56 años llegó a Managua una canción que se llamaba “Vergüenza y escándalo en la familia”. El cantante del tema fue el peruano Tonny Laredo. La canción fue prohibida en Nicaragua, según los registros es la única que ha sido censurada por un gobierno en el país.

La tonada apareció en el mundo musical por primera vez en 1943, Eduardo Pinard, originario de Trinidad, se encargó de darla a conocer en una versión a ritmo de “calipso”, en el que sobresalía un coro que cantaba: “Ay de mí, vergüenza y dolor para la familia”.  A inicios de 1965 un grupo jamaiquino versionó el tema a ritmo Ska, bajo el título de “Vergüenza y escándalo”. Tuvo un gran éxito y de ahí salieron varios covers.  Entre las voces del acompañamiento, aparece la de la leyenda Bob Marley.

En mayo de 1965, Tonny Laredo, presentó la canción a ritmo de cumbia. A nuestro país llega a mediados de junio de ese año y alcanzó a sonar en las radios y vender algunos discos en 45 rpm.

Gobierno la prohíbe

El Dr. J. David Zamora H., Viceministro de Gobernación en la administración del Dr. René Schick Gutiérrez, emitió un decreto prohibiendo “Vergüenza y escándalo en la familia”, basado en el Código Arancelario y el Artículo 47 del Código de Radio y Televisión, el famoso Código Negro.

El motivo alegado fue “la inmoralidad de su contenido”. La ordenanza prohibió su difusión en las emisoras radiales del país, la comercialización de los discos y el retiro todos los acetatos de los mostradores de las discotecas del país.

La canción hablaba de un chavalo que se enamora de una muchacha, cuando el padre lo vio jalando con esta, el chavalo le dijo que se iba a casar con ella. El padre le dijo que no lo hiciera ya que esa muchacha era su hermana. El chavalo se fue donde la madre y triste le contó lo que le estaba sucediendo, la madre al escuchar a su hijo le dijo, cásate con ella, ya que tu papá no es tu verdadero padre. Este suceso era según el Dr. Zamora, una gran vulgaridad y falta de respeto.

En pleno siglo XXI, en esta época de pruebas de ADN y de reggaetones con letras que le hubiesen provocado un infarto al Dr. J. David Zamora, hacen parecer a aquel tema como una canción de cuna. Lo cierto es que tanto ayer como hoy, “en el escándalo está el pecado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *