Béisbol: Continúan las decisiones erradas
Deportes

Béisbol: Continúan las decisiones erradas

Oscar Mejía Velásquez
La Calle

Cuando parecía que todo se encaminaba en la ruta de las decisiones acertadas en la Comisión Nicaragüense de Béisbol Superior, que preside Carlos Reyes Sarmiento, en relación a que los cuartos de final de la temporada 2020 sería jugada a puerta cerrada, para evitar los contagios del Covid-19, de repente, regresan a las andadas. Un golpe bajo sufrió el deporte rey con las decisiones que exponen la vida de los fanáticos.

Las disposiciones, que cambiaron de la noche a la mañana, al ritmo de la mano que mece la cuna, autorizaron que el Estadio Nacional Dennis Martínez reciba a cinco mil aficionados en cada desafío, con una distancia de tres asientos por cada espectador y con algunas medidas de salud.

Pero, lo tenebroso es que la Organización Mundial de Salud recomienda evitar situaciones que promuevan la aglomeración de personas pero, la Federación luce ciega porque con nuestra cultura popular del estadio no hay forma de evitarlo. La única recomendación válida ahora mismo es hacer juegos sin público.

Hoy en día, en el mundo los principales campeonatos ya sea de fútbol, béisbol, boxeo, artes marciales mixtas, son a puerta cerrada, sin público. El Real Madrid alzó la copa de campeones 2020 de la liga de España con solo ellos en la cancha.

Los organizadores del evento deportivo deben estar conscientes de lo que representa el Covid-19, que ha cobrado miles de muertes y desolación en las familias. Pero los dirigentes de la pelota de primera división hacen caso omiso de esta cruda verdad, aunque parecen que no tienen radios, televisión e internet en sus casas para informarse de la tristeza que ha generado la pandemia.

Y una vez que anunciaron la primera decisión, al día siguiente la comisión vuelve a involucrarse en controversias al establecer que en los estadios de Estelí y Chinandega van a permitir el ingreso de los amantes de la pelota caliente, en el norte solo a 600 personas y en Chinandega a 1,750. Debemos señalar que esos parques de béisbol son viejos, con estructura caducas, incómodos para controlar a los concurrentes.

La mejor solución es terminar el campeonato sin público, evitando posibles brotes del Covid-19, pero también hay una solo opción para impedir más muertes, protegerse al no ir a los estadios, quedarse en casa,  siguiendo el desenlace de sus equipos por las redes sociales, televisión o radio.

La consigna de parte del gobierno es no a las aglomeraciones, por eso no se efectuaron eventualidades importantes e históricas como el repliegue y la celebración del 19 de julio, el comisionado  Carlos Reyes concluye que debe abrirse las puertas de los colosos de concreto sin tener temor a lo que puede presentarse, Dios bendiga a Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *