El escalofriante secreto del grupo Abba
Reportaje

El escalofriante secreto del grupo Abba

  • Frida fue educada en un programa nazi que alentaba la procreación de la raza aria

A mediados de los años 70, Nicaragua empezó a escuchar de un grupo musical sueco integrado por dos matrimonios. Temas musicales bonitos y pegajosos marcaron el inicio de una leyenda mundial.

Uno de los éxitos que pegó en la Managua de inicios de 1976, fue Chiquitita. Luego le siguieron Mama Mía, Fernando, Dancing Queen, entre otros.

ABBA fue el nombre del grupo cuyo éxito radicó en que los suecos cantaban en inglés y español. Para 1982, ABBA estaba llegando a su fin, numerosos problemas personales y económicos fueron las causas de su separación.

Luego de más de 45 años de haber escuchado la primera canción de ABBA aún sentimos mucho sentimiento y cariño.

Hace unos días, Anni-Frid Lyngstad, más conocida como Frida, una de las cantantes de ABBA, confesó que nació a través de la “Lebensborn”, el programa nazi que alentaba la procreación de personas de la raza aria. Sus declaraciones provocaron escalofríos, pero es algo que realmente ocurrió.

El nazismo dejó un estigma en la humanidad. En aquella época en la que Hitler fue el líder y principal propulsor de esta idea de odio hacia los judíos, negros y homosexuales, entre otros, se cometieron atroces crímenes que van en contra de los derechos humanos.

El padre de la cantante de ABBA fue el sargento Alfred Haase, alemán, quien conoció a Synni Lyngstad. La pareja mantuvo una relación de varios meses en Noruega que llegó al final cuando el soldado tuvo que regresar a su país. La mujer quedó embarazada y dio a luz a una niña.

Frida nació cinco meses después del fin de la II Guerra Mundial. Dos años más tarde se fue al exilio, su mamá y su abuela se mudaron con ella a Suecia, por temor a las represalias que podía haber por su vínculo con los nazis. Al poco tiempo, murió su madre y ella quedó a cargo de su abuela. En tanto, ella creía que su padre estaba muerto, pero no era así y se enteró de esto años después. El reencuentro entre ambos se produjo cuando ella ya era famosa y fue motivado por Benny en 1977.

¿Pero que era “Lebensborn”? Fue un programa de los más secretos concebidos en los niveles superiores de la Alemania nazi. Hitler consideraba a la SS como la vanguardia de la raza suprema, por lo tanto, les exigía que tuvieran el máximo de hijos posibles.

“Lebensborn”, significa en alemán “fuente u origen de la vida”. Fue un programa clandestino de los nazis cuya misión era almacenar a los hijos supuestamente puros de la raza suprema. Que toda la sangre perfecta fuera preservada para el futuro de la raza. La idea era que los niños que habían nacido en este programa fueran niños sanos y productivos y en muchos casos que fueran miembros de la SS.

La imagen de un alemán ario o teutón era alto, rubio, y con ojos azules, imagen basada en la raza de los pueblos escandinavos. Cualquiera que veía a Hitler en esa época podía comprobar que él no cumplía con los requisitos de un ario, obviamente no tenía el pelo rubio, no tenía ningún prospecto físico y además era bajo. Pero la idea era alcanzar una raza nórdica pura.

Para comenzar con su programa racista los nazis se ayudaron con una inmensa campaña de propagada, empezando en las escuelas. Sacaban en medio de la clase a un niño que fuera rubio, con los ojos azules y la piel blanca, le medían la longitud de lóbulo de la oreja, su capacidad craneal, luego sacaban a otro alumno, que no tuviera las mismas características que el anterior y en algunos casos que parecieran judío y el maestro preguntaba a sus alumnos cual eran las diferencias. Para poder pertenecer a las SS había que demostrar que su linaje ario se remontaba a 1800 y si querías ser oficial hasta 1750, además demostrar que no tenía sangre judía en su árbol genealógico. Para que un SS pudiera casarse necesitaban un permiso siempre y cuando la futura esposa contara con los mismos requisitos que su esposo. Hitler esperaba de este matrimonio por lo menos 4 hijos, y estos deberían ser racialmente pálidos, sanos y vigorosos.

Bosco León Báez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *