Portada

Mucho en juego tras apelación de Orlando Tercero

  • Asesinato de estudiante norteamericana puso a prueba el sistema judicial nicaragüense
  • Presión contra la justicia nicaragüense regresa en la etapa de apelación
  • Tercero fue condenado a 30 años de prisión, pero ahora pidió una “rebajita”

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

En medio de la crisis política que vive Nicaragua desde el 18 de abril de 2018, un crimen se abrió paso en la agenda periodística de los Estados Unidos, sobre todo en el poderoso estado de Nueva York.

El 22 de marzo de 2018, Orlando Enrique Tercero Moreno, estudiante de 23 años de la Universidad de Binghamton, en Nueva York, mató a la estudiante Haley Anderson en un episodio trágico que atrajo la atención de la prensa internacional a pesar del estallido de la rebelión contra el gobierno de Daniel Ortega.

Tercero Moreno huyó a Nicaragua en donde permaneció oculto un tiempo hasta que fue denunciado y solicitada su extradición por la justicia de los Estados Unidos. Tras su detención y entregado a la justicia, inició un proceso que fijó, en la prensa estadounidense, una buena imagen de los tribunales nicaragüenses.

Nunca antes un juicio fue realizado en colaboración activa con jueces y abogados de Nueva York que participaron de los interrogatorios, compartieron documentación del caso y siguieron, en vivo, en una transmisión simultánea por televisión, cada paso de las audiencias.

Gordon y Karen Anderson, los padres de Haley, estudiante de enfermería, asistieron, como si estuviesen en Managua, a cada parte del juicio. Steve Cornwell, fiscal de Broome, Nueva York, a cargo de acusar a Orlando Enrique Tercero Moreno celebró junto a Gordon y Karen, el 15 de noviembre de 2019, la sentencia de 30 años de prisión dictada por la doctora María Fabiola Betancourt Benavente, jueza Primero de Distrito Penal Especializado en Violencia de Managua, por el femicidio de Haley. Nunca antes el caso de un ordinario fue tan seguido por la prensa estadounidense. Hubo elogios para la justicia nicaragüense.

Cornwell, fiscal de distrito del condado neoyorquino de Broome, confirmó el fallo en un tuit: “Con Gordon y Karen Anderson: Orlando Tercero fue declarado culpable del cargo nicaragüense de feminicidio, por el asesinato de su hija, Haley Anderson. Se enfrenta a 25-30 años de prisión”, publicó el fiscal sobre la resolución del caso.

La fiscalía en Broome facilitó el testimonio de testigos que hablaron con la ayuda de un traductor a través de videoconferencia desde una sala de la fiscalía en el centro de Binghamton. Uno de los testigos, un investigador de la policía testificó que Tercero dejó una nota en su residencia diciendo que lo sentía.

Al final, un juez dictó la pena de 30 años contra Tercero Moreno.

Caso cerrado

La atención en el crimen regresó con la apelación del abogado de Tercero Moreno que pidió una “rebaja” de la sentencia. En la primera fila, el programa 48 Hours de la cadena de la televisión de los Estados Unidos, CBS, sentó a un equipo para reabrir el expediente.

La conocida periodista María Elena Salinas, que condujo durante muchos años el noticiero de Univisión, junto a Jorge Ramos, llegó a Managua con camarógrafos, productores y editores para dar cobertura a la próxima decisión de la sala de apelaciones.

El programa 48 Hours de CBS da seguimiento a los crímenes más sonados de los Estados Unidos, y el de Haley Anderson está en el foco de su interés. La atención está de nuevo concentrada en un estrado de los tribunales nicaragüenses.

La audiencia de apelación tuvo lugar la semana pasada, a cargo de la magistrada Adda Benicia Vanegas Ramos, quien estuvo acompañada por los magistrados Sergio Palacios Pérez y Juan Francisco Vega, miembros de la Sala Penal Especializada en Violencia del Tribunal de Apelaciones de Managua.

El abogado defensor de Tercero Moreno solicitó al tribunal de apelaciones la remisión del expediente clínico del acusado en poder del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (HEODRA) y una nueva valoración psiquiátrica, según la cual el acusado habría cometido el crimen en un supuesto estado de “demencia transitoria”.

El defensor también alegó como agravio la calificación jurídica de femicidio establecida en la sentencia de la Juez Primero de Distrito Penal Especializado en Violencia de Managua y pidió el cambio al tipo penal de homicidio.

El tribunal en audiencia rechazó ambas peticiones de la defensa, por considerarlas improcedentes e impertinentes.

¿Qué es la amnesia global transitoria?

Consiste básicamente en una pérdida temporal de la memoria que ocurre de manera repentina. En sentido estricto, este trastorno afecta lo que los científicos suelen llamar memoria anterógrada. Es decir, se olvidan los acontecimientos cercanos y posteriores a desencadenarse la amnesia global transitoria.

Aunque el largo pasado de la persona permanece intacto, será incapaz de incorporar nuevos  acontecimientos a ese reservorio de recuerdos, pues va a olvidar las cosas un poco después de que le sucedan.

Un episodio normal de amnesia global transitoria tiene una duración menor de 24 horas.

La amnesia global transitoria tiene una prevalencia que alcanza los 5.2 casos por cada 100. 000 habitantes en Estados Unidos y el 2,9 en España.

Causas

La demencia es causada por el daño o la pérdida de las células nerviosas y sus conexiones en el cerebro. En función del área del cerebro afectada por el daño, la demencia puede tener un impacto diferente en las personas y provocar diferentes síntomas.

Las demencias a menudo se agrupan por lo que tienen en común, como la proteína o proteínas depositadas en el cerebro o la parte del cerebro que se ve afectada. Algunas enfermedades se parecen a las demencias, como las que se producen por una reacción a medicamentos o deficiencias vitamínicas, y podrían mejorar con el tratamiento.

Tercero huyó a Nicaragua el día después del asesinato.

Citando a la jueza María Fabiola Betancourt, un funcionario de la fiscalía dijo que la audiencia de sentencia será en unos días. La pena máxima en Nicaragua es de 30 años.

El padre de la víctima, Gordon Anderson, elogió la forma en que Nicaragua manejó el caso, y dijo al periódico Binghamton Press & Sun-Bulletin que el veredicto aportó “algo de alivio al dolor y un poco de conclusión”.

“Quiero decir que no ha terminado, y siempre habrá un vacío que está ahí, pero fue agradable ver que Nicaragua hizo un trabajo realmente profesional”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *