Deportes

El boxeo mostró el colmillo

Oscar Mejía Velásquez
La Calle

El boxeo amateur, en medio de un mar de dificultades, aprovechó el talento de sus atletas para conquistar dos preseas de bronce en los Juego Panamericanos de Lima, Perú. En gran medida es un logro inesperado ya que asistieron los mejores exponentes de cada país que cuentan con experiencias.

Kevin Vivas y Léster Espino son dos púgiles que quizás están haciendo sus últimas intervenciones en el boxeo amateur y ahora se han despedido a lo grande, orgullosos al conquistar sus sueños de subir al pódium de los mejores del certamen en sus respectivas categorías.

El camino no ha sido fácil para ellos, la nutrida delegación de boxeadores pinoleros pasaron apuros en el albergue del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), durmieron en el suelo en los días previos a la competencia de los Juegos Panamericanos. La alimentación no fue la más idónea, todo esto son circunstancias que afectaron una buena actuación de los atletas para una competencia de envergadura.

Detalles como estos influyen en la búsqueda de éxitos, la Federación Nicaragüense de Boxeo Amateur (FENIBOXA) no encontró las soluciones necesarias y obligadas, como buscar un hotel y hostal para ellos, y si esto era muy caro pes debieron ubicarlos en las casas de los miembros de la Federación.

La falta de gestión de los federados es la causa de la inexplicable incomodidad de los atletas, asombroso que en estos tiempos sigan sucediendo cosas como estas tan mínimas como no haberles dado el bienestar mínimo requerido para asistir a una competencia de nivel continental.

Dos medallas de bronce son como oro para estos dos gladiadores. Para ellos y la delegación que viajó es motivo de celebración, por los obstáculos que atravesaron, por luchar contra viento y marea, y al final lograron lo imprevisto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *