Los Rocket, los Beatles nicas en la era del hipismo
Managua

Los Rocket, los Beatles nicas en la era del hipismo

  • El despertar de una generación que peina canas
  • Los primeros pasos del rock y la minifalda en la Managua de antaño
  • ¿Qué caracterizó el cambio generacional?

IIa. Entrega

Por Bosco León Báez
LA CALLE

“Que días aquellos, éramos jóvenes y estábamos completamente seguros de contar con nuestro propio camino. Era 1968, mi primer año de universidad en la UNAN Managua, en donde comencé a disfrutar los aires de libertad que te ofrecía el Alma Mater. Cuánto añoro esos tiempos, el joven que fui y que mi vida giraba entre los estudios, el cine, las fiestas y aplanar todos los días las calles de la ciudad destruida cuatro años después por un potente terremoto”.

Así recuerda esos viejos tiempones Alberto Osorio, quien a sus 69 años tiene frescos en su mente los días de su juventud. A continuación su testimonio.

“Uno de los más importantes escándalos de la Managua pueblerina fue cuando empezamos a ver a muchachas atrevidas luciendo la famosa “minifalda” en plena Avenida Roosevelt, mostrando sus encantos sobre todo en las tardes calurosas de la Novia del Xolotlán. La sociedad puritana y la jerarquía católica creían que el fin del mundo se acercaba. En las calles a los muchachos empezaron a usar el pelo largo, caites, blue jeans rotos, las muchachas le subieron al borde las falas, relucieron los escotes, y grandes aretes y collares resaltaban más su belleza natural”.

“La música fue determinante para que los jóvenes entraran de lleno a la aventura hippie de Managua. Todos los temas que en Estados Unidos sonaban, adoptados por los hippies, también se escuchaban en el país. Temas de Los Beatles, Cream, los Creyentes del Agua Clara eran los predilectos, así como las canciones con un toque hindú, con sonido de cítaras que se disfrutaban con incienso de sándalo y el hostigoso olor a pachulí.

“Pero también teníamos nuestros conjuntos musicales. Uno de los que irrumpieron en la capital a finales de 1963 fueron Los Rockets, conducidos y dirigidos musicalmente por el Maestro Ricardo Palma, quien en ese entonces estudiaba en el Colegio Bautista.

“Palma sumó a un grupo de compañeros de clases como Adán Tórrez, quien según -comentaba el maestro- se creía el mero mero Elvis Presley- y Ricardo él mismo se llamaba el Paul Anka nicaragüense. Otros integrantes fueron Octavio Borgen y René López, reemplazado por Armando Paladino. Así nacieron los Rockets, el primer grupo y el conjunto que más ha sonado en Nicaragua.

“La fama de los Rockets recorrió rápidamente el territorio nacional. Los chavalos iniciaron tocando en el colegio, luego en fiestas privadas y posteriormente se presentaron en discotecas como la “Tortuga Morada” y “The Happening”, dos discotecas extravagantes, con una decoración y colores psicodélicos”.

Los Rockets grabaron dos LP, el primero en 1968 con el título “La Tortuga Morada”, y el segundo a finales de 1970, “De mi para ti”. Sonaron éxitos como Así, Sola, El Tema de William, Vuelo 111 al Cosmo, Caravana, Telma, 500 millas y el Monje Loco, entre otros. Los Rockets fueron la mejor versión de los Beatles de Nicaragua y su irrupción en el mundo hippie fue inspiración para otros grupos musicales que se iniciaban”.

“El consumo de las drogas de moda, la marihuana y el LSD fueron la nota fea de la época. La “mala onda” se disparó aceleradamente entre los jóvenes. El efecto de la marihuana sobre los consumidores de entonces fue menos dañino que el LSD. El ácido lisérgico era cosa seria, para que se den una idea esta droga fue fabricada para el tratamiento psiquiátrico, pero fue tan nociva que terminada de los tratamientos. Era normal escuchar que el que se metía una tableta de ácido tenía que estar con un amigo a su lado con el objetivo de que no se perdiera, evitar que hiciera algún encabe o prestarle asistencia en caso de algún accidente.

“En Managua aún se recuerda a un gringo al que llamaban “El Piloto”, quien por casualidades de la vida había sido piloto de la USAF y acompañó en muchos viajes a destacados miembros de la juventud capitalina, debido a que el valor de este era caro. Sin embargo, fueron cienes de muchachos que se quedaron arriba de los cables de por vida, por el mal uso de esta droga”.

En nuestra próxima entrega Los Music Master y anécdotas de este grupo con Los Rockets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *