Moralitos condenado a 18 años de cárcel
Archivo

Moralitos condenado a 18 años de cárcel

  • Moralitos prepara los asesinatos del Capitán Fernando Cedeño y del Mayor José Ramón Silva Reyes
  • El mesero del Versalles que  llegó a cobrarle una pateada al hermano del Mayor GN

10a. entrega

Bosco León Báez-La Calle

El año 1968 comenzó mal para Nicaragua. El jueves 4 de enero, a las 4:05 de la madrugada, un terremoto de 4.8 grados Richter destrozó la Colonia Centroamérica de Managua, aunque, la poderosa mano de Dios evitó muertes. La falla telúrica de la Centroamérica quebró a este residencial y a su vecina, la comarca de San Isidro de la Cruz Verde. 800 casas de la colonia resultaron destruidas o dañadas severamente.

Tres meses después, en abril, ocurrió el crimen de David Tejada Peralta a manos del Mayor GN Oscar Morales Sotomayor. La Corte Militar de Investigación encontró culpable al Mayor Morales Sotomayor y el caso fue trasladado, según el Código Militar vigente de la Guardia Nacional, a un Consejo de Guerra General.

Las diligencias de lo actuado por la Comisión Militar Investigadora fueron enviadas al tribunal en tan solo tres días. El viernes 5 de julio de 1968, exactamente a tres meses del asesinato de David Tejada, “Moralitos” fue condenado por la decisión de los once miembros de la GN que integraron el Consejo a 18 años de prisión al confirmar la sentencia de culpable de la muerte de David Tejada.

El Fiscal Militar Mayor José Ramón Silva Reyes expresó su satisfacción por la condena. La realidad fue que “Moralitos” nunca estuvo realmente preso, fue enviado a cumplir su condena a León, su ciudad natal, al Fortín de Acosasco en donde gozó de libertades plenas como reo de confianza.

Los leoneses lo miraron infinidad de veces por la ciudad moviéndose sin limitación alguna. Entre esas libertades que disfrutaba Morales en el Fortín es que se le permitía ir cada domingo a las galleras a ver las luchas entre los gallos.

“Moralitos” declaró su odio a muerte al Doctor y Capitán Fernando Cedeño cuyo testimonio fue determinante para su condena, también al Fiscal Militar Mayor José Ramón Silva. Los compañeros de armas de “Moralitos”, todos muy cercanos a Somoza, consideraban que el testimonio de Cedeño en su contra fue una “traición militar”.

Por ello, los militares de alto rango lo protegían. A Somoza, tampoco le gustó mucho la sentencia pero se preocupó por el efecto negativo que la acción de “Moralitos” tuvo a nivel nacional.

El desafío

Hay anécdotas del proceso militar que vale la pena recordar. Un día, en el local de sesiones de la Corte, apareció un hombre de unos 28 años, de nombre Armando Mendoza. Éste buscó a Flavio Morales, hermano de “Moralitos” y le dijo: “Ahora que estás solo, vamos afuera para ver si sos tan valiente de patearme como lo hiciste hace 4 años en el Versalles”.

Flavio Morales se puso pálido y le preguntó asustado:

– ¿Quién sos vos? No te conozco.

Mendoza: Yo soy el mesero del Versalles a quien pateaste cuando estaba en el suelo tratando de defender al Doctor Francisco Frixione. Flavio Morales: No me acuerdo de eso. Mendoza: Salí quiero ver si sos valiente cuando estás solo, salí gritaba, le gritó Mendoza.

En el acto dos alistados lo tomaron de los brazos para llevárselo preso, pero los hombres de prensa y algunos visitantes en el juicio impidieron que cayera preso. Flavio Morales salió huyendo del hombre que lo retaba a golpes.

La historia

Los periodistas se llevaron a Mendoza a un aparte para que les contara el incidente con el hermano de “Moralitos”.

“Yo era mesero del Versalles en 1964 y estaba atendiendo la mesa del Dr. Francisco Frixione, quien era una persona decente y cada vez que él llegaba a este restaurante yo siempre lo atendía. Esa noche llegó “Moralitos” con este maleante (aludiendo a su hermano Flavio) y tres guardias al restaurante.

Morales sabía que el Dr. Frixione era opositor a Somoza y al pasar por su mesa “Moralitos” lo agredió.

El Dr. Frixione se levantó y le tiró un par de golpes al Mayor Morales quien cayó al suelo, en ese momento Flavio Morales se fue encima de Frixione y le asestó algunos golpes aprovechando que en ese momento el conocido abogado estaba descuidado.

“El Dr. Horacio Sequeira agarró a “Moralitos” y yo tomé al doctor de los brazos y me lo llevé a otro lugar para evitar más pleito. Yo estaba de espaldas a los hechos cuando voy sintiendo una patada en mi espalda que me pegó Flavio. Un Coronel de la Guardia que estaba presente le gritó a “Moralitos” que se calmara. Pero éste le gritó que él no era su jefe. Cuando me levanté me fui hecho una furia contra Flavio, quien al verme se protegió con los guardias escoltas de su hermano”.

“Al Dr. Frixione lo sacaron unos amigos y Moralitos fue tras él buscándolo carro por carro con una pistola según él para matarlo. La arrechura de Moralitos fue porque el doctor le pegó dos golpes que lo botaron. Ahora vengo a buscar a Flavio para ver si arreglábamos el asunto que dejamos pendiente hace cuatro años, pero ya ve salió corriendo como una mujer”.

En nuestra próxima entrega, Moralitos asesina al Dr. Fernando Cedeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *