Deportes

Controversia en la convocatoria de la preselección

Oscar Mejía Velásquez
La Calle

Históricamente en nuestro país siempre ocurre cuando se hace la convocatoria para la Selección Nacional que participará en torneos Internacionales. La lista está llena de jugadores que por ser “amigos” del manager son llamados, muchas veces sin tener los méritos o los requisitos necesarios. Esta ha sido una injusticia permanente con los que han tenido un desempeño extraordinario en la Primera División o en la pasada Liga Profesional.

Un caso que sonó mucho es el de ex grandes ligas Arístides Sevilla de cuya calidad nadie duda… cuando está en condiciones, tiene experiencia y coraje, no rehúye a los bateadores, es valiente, pero esta vez tiene más de ocho meses sin actuar en los campeonatos locales.

Así, es muy difícil que en menos de un mes pueda obtener la mejor versión como pitcher de garantía, mientras hay serpentineros que suman buenas estadísticas esta campaña en el Germán Pomares Ordoñez.

Uno de esos mejores ejemplos es el derecho Roger Marín, tirador de los Indios del Bóer, líder en victorias con 14, que debe convertirse en uno de los pilares del equipo nacional al atravesar una estupenda temporada, pero no fue incluido en el seleccionado. No hay una explicación oficial a eso.

Algo similar sucede con Carlos Pérez Estrella, del Frente Sur Rivas, quien coleccionó ocho éxitos en la primera vuelta y cuenta con una efectividad inmejorable de 1.26 ubicándose como la segunda mejor de la competencia. Pero, brillará por su ausencia. Roberto Martínez, de Carazo, acumula 11 conquistas y también fue dejado lo que ha levantado suspicacias ya que a los seleccionados parece que no les interesan las estadísticas.

Otros casos como el del fuerte toletero chontaleño Sandy Bermúdez con un promedio de bateo de .414 puntos, nueve cuadrangulares, impulsa 53 carreras, con un tremendo repunte con el madero, y cifras respetables. O Juan Carlos Urbina, 42 empujadas, .333 puntos y 15 jonrones.

Cada pelotero pinolero busca tener números sobresalientes con el objetivo de ser llamado al controversial elenco nacional, pero a veces el menosprecio al trabajo arduo desvanece la fascinación de representar los colores patrios en Torneos internacionales. Es una constante cuando un jugador no es del agrado del timonel Julio Sánchez es desechado sin argumentos deportivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *