Se declara culpable el asesino de Wendy
Portada Reportaje

Se declara culpable el asesino de Wendy

  • La joven de 35 años corría en una de las calles más seguras de Washington D.C. cuando fue apuñalada
  • El sujeto, un pertubardo mental y violento, la apuñaló 7 veces
  • Wendy fue sepultada vestida con su traje de novia ya que estaba a pocos días de su casamiento

Dana Cassidy
The Palm Beach Post

El hombre acusado de apuñalar fatalmente a una mujer nicaragüense de Green Acres el año pasado mientras corría en Washington, DC, se declaró culpable de asesinato el pasado viernes, según documentos judiciales. Wendy Martínez, de 35 años, murió en lo que las autoridades calificaron de un ataque “no provocado”, el 18 de septiembre de 2018, en el vecindario de Logan Circle, 2 millas al noreste de la Casa Blanca, dijeron las autoridades. Una autopsia reveló que fue apuñalada siete veces en la cabeza, el cuello y la espalda.

Aunque los detalles de la confesión de Anthony Crawford -el criminal- no estuvieron disponibles de inmediato, parece que el autor del asesinato aceptó el acuerdo en una audiencia. Crawford fue arrestado poco después del apuñalamiento. Una evaluación psiquiátrica hecha tres años antes, en 2015 mostró que estaba involucrado en “conductas seriamente autodestructivas”.

Martínez se graduó de Lake Worth High School en 2001 y ganó el premio Palm Beach Post Pathfinder ese año.

Obtuvo su licenciatura en Florida Atlantic University en 2006 y un título de posgrado en Georgetown University. Nacida en Nicaragua, se mudó a los Estados Unidos cuando tenía 5 años. Martínez trabajó en la Embajada de Nicaragua en EEUU y también en la Organización de los Estados Americanos. Antes de morir trabajaba para una compañía de software, datos y medios con sede en Washington.

En 2005, Martínez fue uno de los ocho estudiantes universitarios de todo el país que fueron seleccionados para realizar una pasantía en el Congressional Hispanic Leadership Institute en Washington D.C.

Ella estaba comprometida para casarse con Daniel Hincapie una semana antes de ser asesinada. El vestido rojo elegido para su vestido de novia fue usado para su entierro, dijo su madre, Cora Martínez, en 2018

El hombre acusado de apuñalar mortalmente a la nicaragüense se declaró culpable de asesinato en primer grado, como parte de un acuerdo con la fiscalía. Anthony Crawford, de 23 años, enfrenta una sentencia de 30 años en la cárcel y cinco años de supervisión por la muerte de Wendy Martínez.

La víctima se encontraba trotando en la calle 1400 de 11th Street NW cuando fue acuchillada justo antes de las 8 de la noche, informó la policía. Crawford fue arrestado la noche siguiente y procesado por asesinato en primer grado. En marzo, un juez dictaminó que Crawford estaba apto para ser llevado a juicio, revirtiendo un fallo anterior a pesar de las peticiones de la defensa, que argumentaba que el sospechoso tenía un historial de enfermedad mental y abuso de drogas.

Las autoridades dijeron que no tenían información que sugiriera que Martínez y el criminal se conocían o habían interactuado antes del apuñalamiento.

Un video de vigilancia muestra a Crawford dentro de un supermercado Giant Food la noche en que Martínez fue asesinada, dijo uno de los detectives cuando empezó el juicio. Crawford estaba en el pasillo donde se vende exactamente el mismo cuchillo que se encontró en la escena del crimen.

Otro video de la calle afuera del restaurante donde Martínez corrió en busca de ayuda tras ser atacada, muestra cómo el sospechoso apuñala a Martínez en la espalda mientras ella intentaba huir, continuó el detective. La policía dijo que encontraron el cuchillo y el suéter naranja del sospechoso a pocos pies de donde Martínez fue apuñalada. El cuchillo tenía tanto el ADN de Martínez como el de Crawford, precisaron los fiscales.

Martínez era una apasionada corredora y exalumna de Georgetown University. Vivía a solo tres cuadras de donde fue ultimada.

“Sentí que me moría”

Una cristiana devota. Una trabajadora competente. Una ávida corredora. Una excelente amiga. Una mujer valiente. Así es como los allegados de Wendy Karina Martínez la describen. Documentos judiciales indican que Crawford tenía un pasado criminal -aunque no violento- que involucraba el uso de drogas, específicamente K2, una especie de marihuana sintética.

El ataque, descrito por las autoridades como “perturbador” y “no provocado”, ha conmocionado a la comunidad entera. “Yo me decía esto no le pasó a mi hija”, dijo Cora Martínez, la madre de Wendy, aguantado las lágrimas. “Sentí que me moría yo también”.

Días antes, ella y su hija habían recorrido tiendas de la capital, buscando un vestido de novia para Wendy, quien una semana antes se había comprometido con Daniel Hincapié, el “amor de su vida”.

“Estaba muy feliz y emocionada para su boda,” agregó. Wendy será enterrada en el vestido con el que se casaría. “Nunca me imaginé que vería a mi hija probarse el vestido con que la vamos a enterrar (sic).”

Un video de vigilancia obtenido por NBC4 muestra a Martínez poco después del ataque con heridas en la parte superior de su cuerpo, entrando con dificultad al restaurante Asian American Carryout, para pedir ayuda, antes de desplomarse.

“Ella peleó por su vida hasta el último instante. Fue una niña valiente, con mucho coraje,” añade su madre. “Lo que más me conforta es que está con el señor, y está en paz.”

La madre de Wendy dice que ha “perdonado” al hombre que mató a su hija, pero que se siente “en paz” porque “hay uno menos en la calle” y “por la seguridad de las muchachas que corren como mi hija”.

“Todos los que conocieron a Wendy saben que ella fue luz”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *