Las baladas románticas que cumplen medio siglo
Reportaje

Las baladas románticas que cumplen medio siglo

  • Sandro, Los Mitos, Los Gatos y otros en todo su esplendor

Por Bosco León Báez
LA CALLE

Las baladas románticas cantadas en español invadieron Nicaragua a mediados de los años 60. Solistas y bandas hicieron que los chavalos de ese tiempo, cantáramos, bailáramos y hasta enamorábamos a las chavalas con las canciones en 1969. Uno de estos grupos que nos entregaron temas románticos fue “Los Mitos” de España, quienes debutaron en el pentagrama musical español en 1967, aunque fue hasta 1969 que la fama los acogió en Europa y América.

Los Mitos se dieron el lujo de instalar, en el primer lugar del ranking de nuestras emisoras, cuatro temas de Oro: “Si te acuerdas de mí”, “Todos lo saben”, “Es muy fácil” y “Luces”. Todas ellas fueron parte infaltable de los repertorios bailables en las fiestas de los hoy sesentones y setentones.

“Cuidado no mencionas Luces”, me dice con alegría y nostalgia nuestra amiga Lisetth Leiva, quien es una asidua lectora de La Calle. “Esa canción la pusieron en mis 15 años, en diciembre del 69. Eran temas muy románticos para bailarse en un ladrillo,” comenta con una sonrisa maliciosa en su iluminado rostro.

“Los Gatos” son una de las más grandes bandas en a historia del rock argentino. Su origen data de 1966 en el recordado bar “La Cueva”. Su primer tema fue grabado en 1967: “Rock de la Mujer Perdida”.

Luego otros exitazos como “La Balsa” y “Ayer nomás”, por asuntos de promoción comercial su disquera los bautizó como “The Beatlesa argentinos”.

En 1969, Los Gatos grabaron tres temas que fueron grandes éxitos en Latinoamérica: “Sueña y corre”, “Fuera de la ley”, “Viento dile a la lluvia”.

Esta última (“Viento dile a la lluvia, que quiero volar y volar”) fue un éxito tan rotundo que en nuestra Managua a inicios de los 70 se escuchaba en todas las estaciones radiales del país.

Estoy seguro que miles de adultos mayores de hoy, aún se emocionan al escuchar tan románticos temas.

Los ticos pegaron

“Los Hicsos” nacieron como grupo musical en la Costa Rica de 1968, eran chavalos costarricenses de Cartago que sentaron una leyenda en ese país. Ellos se iniciaron cantando en el coro de la Basílica de los Ángeles, en Cartago. Tardaron un año en conseguir una presentación en San José. Ese día llevaron a un fotógrafo y un uniforme nuevo, estaban muy emocionados por salir de su ciudad natal. Los Hicsos nunca imaginaron el cariño y la admiración que iban a lograr del público nacional e internacional.

En 1969, Los Hicsos lanzaron dos temas románticos: “Si te vas” y “Si supieras”, que los lanzaron a la fama en Centroamérica.

“Si tú supieras que en mi corazón hay una herida cruel y un gran dolor, si supieras que aún tengo el recuerdo brutal de tu adiós”.

Otro de los grandes intérpretes de la balada romántica fue el argentino Sandro. Este ícono de la música romántica estando en sexto grado de primaria y en la clausura del año lectivo, su maestra lo invitó a realizar una imitación de su ídolo, Elvis Presley, y eso fue un rotundo éxito lo que le ganó muchos aplausos y la ovación de los asistentes.

El episodio despertó su vocación por la actuación musical. Pionero en el rock argentino formó en 1960 el grupo “Los del Fuego”, en el que Sandro tocaba la primera guitarra, a finales de 1962 Sandro se inició como cantante y rebautizó a su grupo como “Sandro y los del Fuego”.

En 1969 lanzó dos LP, “Sandro de América” y “Sandro”, ese mismo año realizó sus primeras dos películas como protagonista estelar: “Quiero llenarme de ti” y “La vida continúa”. Entre sus grandes éxitos aparecieron “Rosa, rosa”, “Guitarras al viento”, “Cuando existe tanto amor”, “Porque yo te amo”, este último tema invadió Latinoamérica y más allá. El 2 de agosto de ese año llenó a reventar el Madison Square Garden, de New York, siendo el primer artista latino en llenarlo a toda su capacidad.

Sus interpretaciones fueron seductoras sobre todo al bailar, lo que hizo que sus fanáticos lo convirtieran en un ídolo de multitudes. Sandro nos dejó para siempre grandes canciones como la que lleva en sus estrofas:

“Y yo que estoy aquí,

sentado frente a ti,

me siento desangrar sin poder conversar”.

En nuestra próxima edición, baladas en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *