“Moralitos es el asesino de mi hermano”
Archivo

“Moralitos es el asesino de mi hermano”

  • La contundente declaración de René Tejada Peralta
  • Moralitos y seis alistados GN lo molieron a golpes, le rompieron huesos, destrozaron su carne y lo dejaron tirado en una celda
  • ”Estoy todo reventado” le dijo a René… poco después lo llevaron muerto en una camilla
  • Moralitos le dijo antes de matarlo: “Yo quiero saber caballerito cuál es el problema que se tiene conmigo”

4ta. Entrega

Por Bosco León Báez
LA CALLE

La Corte de Investigación Militar citó a declarar a René Tejada Peralta, hermano de David. Los abogados defensores del cruel y sanguinario Mayor Oscar Morales Sotomayor, “Moralitos” presentaron objeciones para impedir que René Tejada compareciese a declarar en la investigación. Ante la presión, el tribunal ordenó que se retirara. Los medios de comunicación corrieron a entrevistar a René Tejara para conocer su opinión de la decisión y les diera los detalles que conociera del asesinato de su hermano.

“El Mayor Oscar Morales es el asesino de mi hermano David”, dijo Tejada Peralta con aplomo y seguridad en su casa de habitación. “Estábamos en la Tercera Compañía sin decir una sola palabra y, de pronto fuimos atacados a golpes, patadas, con un manojo de alambres eléctricos y hasta con una carabina, Morales gritaba a seis alistados a la orden de Morales que nos siguieran golpeando. Él mismo golpeó a mi hermano con la culata de una carabina causándole lesiones en el cráneo que fueron seguramente las que le causaron la muerte”, agregó.

“¡Denle, Denle, denle más, maten a estos hijo de puta, no los dejen vivos! Estos son los hijos de puta que les volaron verga a ustedes el 22 de enero (de 1967), y este hijo de puta -señalando a David- fue el que mató al Teniente Sixto Pineda, gritaba Moralitos”.

“David le decía a Morales “yo no maté al Teniente Pineda, acuérdese que usted fue mi instructor en la Academia”, clamaba el joven oficial ante la golpiza y tortura que Morales desataba en su humanidad de David quien estaba totalmente desnudo”.

“Cada vez que Morales y los alistados golpeaban a mi hermano, René gritaba “ay mamita”, pero no era en tono de imploración, sino por el gran dolor que sentía. El cuerpo de mi hermano estaba desbaratado de tanto golpe que le propinaron… totalmente irreconocible no tenía una parte sana en el cuerpo, no estaba blanco estaba todo morado”, agregó René Tejada.

Uno de los periodistas le preguntó si tuvo la oportunidad de estar cerca de David, “si me arrastré hasta donde él estaba como a unos cinco metros de dónde estaba yo”, dijo.

“Él estaba inconsciente pero de tanto tocarlo y llamarlo abrió un poco los ojos, le pregunté cómo se sentía, él me dijo que estaba todo reventado y que le habían quebrado varios huesos. La cara de David era una sola masa. Como a la hora de esto (Moralitos) nos separó, David se quedó dónde estábamos y a mí me llevaron a otro lugar. No volví a ver a mi hermano hasta cuando vi que lo llevaban en una camilla pero ya estaba muerto”, siguió relatando.

Moralitos a

Al día siguiente la Corte de Investigación Militar llamó al Mayor Morales a que rindiera su declaración ante ellos.

Moralitos se puso de pie para ser juramentado y acto seguido empezó su declaración.

“El día viernes de Dolores, 5 de abril, llegué al restaurante Münich como a las tres de la mañana  en compañía del Profesor José María Zelaya, el Teniente Rubí y el Teniente Mercado. Llegamos totalmente sobrios con la intención de esperar las siete de la mañana para acompañar al Profesor Zelaya al aeropuerto”, comenzó.

“En el restaurante ya estaban los hermanos Tejada, David estaba bien picado, salimos del Münich y abordamos el vehículo. Los Tejada caminaron paralelamente a nosotros, cuando nosotros cogimos hacia el sur sobre la avenida Central los vi sacar sus armas y disparar hacia nosotros. Ante esta agresión la cual pude repeler cuando saqué mi arma de reglamento les dije a mis amigos que nos alejáramos del lugar. Doblamos hacia arriba sobre la calle Momotombo y luego doblamos hacia el lago buscando la Plaza. Al llegar a la Plaza una de las personas dijo que los habían capturado llevándolos a la cárcel del tránsito y nosotros nos dirigimos a la Tercera Compañía. Al llegar llamé al Teniente Jairo Sánchez, diciéndole que me llevara a los reos a la Tercera Compañía para interrogarlos”.

“Los  hermanos Tejada fueron llevados por el Teniente Mercado. Al llegar le pregunté a David, “yo quiero saber caballerito cual es el problema que se tiene conmigo”. De manera insolente y malcriada me contestó, “lo que vos quieras y cuál es el problema lo podemos arreglar de hombre a hombre”.

En nuestra próxima edición, Morales sigue declarando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *