La historia del Barrio Maldito de Managua
Managua

La historia del Barrio Maldito de Managua

  • A veces llamado también “El Valle del Placer”
  • Dos versiones de origen, pero ambas conducen al mismo punto

2da. Entrega de esta serie especial

Por Bosco León Báez
LA CALLE

“Mi tío Evenor”, asegura don Noel Zepeda, un veterano residente de Managua, decía que don José Frixione quería urbanizar lo que se conocía como el patio Frixione, una finca al occidente de Managua en donde fueron a refugiarse las víctimas del terremoto de 1931 que destruyó la capital.

El terrateniente deseaba crear una zona urbana para personas con solvencia económica que, al menos, contaran con un plano para la construcción de la vivienda que deseaban levantar. Así es cómo nace la primera etapa que colindaba al norte con la Calle el Triunfo y al occidente con la Avenida Monumental.

Pero los terrenos ubicados al lado hacia abajo de la Avenida Monumental no tuvieron la demanda que esperaba, entonces don José tomó la decisión de alquilarlos a personas de bajos recursos para que construyeran sus casas según su situación económica.

“Es aquí donde mi familia pudo adquirir un lote en el que mis padres construyeron nuestra casa”, agrega don Noel. Pero también -como siempre- hubo muchos “paracaidistas” que llegaron a buscar un lote porque estaban trabajando en el inicio de la construcción del nuevo estadio nacional, que sustituiría al campo de baseball llamado en ese tiempo “field”, que significa campo, en inglés.

Los trabajadores de la construcción vivían lejos de sus trabajos y por eso necesitaban una especie de refugio. “Mi tío contaba que ellos llevaban carretones llenos de ripios que habían quitado de sus viejas casas para iniciar la construcción de las nuevas. En ese tiempo inició la construcción de la Colonia Somoza, y nación el barrio Frixione.

Dos versiones del barrio Maldito

La historia del nacimiento del barrio Maldito tiene dos historias. Una de ellas nos dice que cuando los nuevos pobladores del lugar empezar a buscar agua potable construyeron un pozo. Tres trabajadores que bajaron al gran hueco que habían hecho en la búsqueda del agua murieron dentro aparentemente asfixiados por la falta de oxígeno, aunque nadie se explicaba entonces que les había pasado, de tal manera que empezaron a llamar al lugar como “el camino al infierno”.

La segunda explicación, más acertada, es en el hueco se acumularon ¿gases tóxicos y esto provocó la muerte de los trabajadores, aunque nadie creyó o le gustó la explicación. Un señor del lugar solía contar que la gente agarró a un perro y lo bajaron al pozo, al subir el animal estaba muerto.

Las versiones de que algo “diabólico” sucedía ahí siguieron de tal forma que el naciente barrio ubicado desde la Avenida Monumental hasta casi los límites con el barrio Santa Ana fue entonces llamado ¿el barrio “Maldito”.

A un lado de este lugar nació un botadero clandestino de basura al que se le llamó “La Chureca”, aunque nada tiene que ver con el terreno que posteriormente tomó ese nombre en Acuahalinca. Otra hipótesis del nombre del barrio decía mi tío Evenor, es que viene de la instalación en los alrededores de la Primera Sección de Policía.

La gente solía decir que la Policía no llevó el orden al lugar sino que “el relajo”. Mi tío agrega que “esto es lo que se esperaba” por los pleitos en pequeñas cantinas y algún burdel, las mujeres que se dedicaban a esta profesión empezaron a llegar de otros lados y buscaron como instalarse en el nuevo barrio. Todos los días había un escándalo, que alteraba los nervios a los pobladores. Tan así eran los bochinches que a un matrimonio, fundador del barrio, les llegó a caer una bala desperdigada. El señor enfurecido exclamó: “este barrio es maldito”.

Y así se quedó

La exclamación, se regó por el barrio hasta quedar bautizado hasta convertirse en una lápida que dio nombra al lugar.

“Como te digo -dice Noel- esta es otra de las hipótesis del nombre del barrio. La instalación de pequeños cuartos donde las sexo servidoras colocaban un biombo tapizado con revistas como Bohemia y periódicos de la época para escoger una tijera de lona, en el mejor de los casos, o una hamaca, mientras leía una novela de Corín Tellado y apuraba al cliente para una precocidad y así ganarse rápidamente los C$3 córdobas que costaba el momento sexual, por entonces era la tarifa más baja del mercado. Eran tantas las cantinas en este barrio que daba la impresión de que todos los moradores de este lugar tenían un negocio de cantinas y burdeles.

En nuestra próxima edición, las cantinas y pequeños burdeles famosos del Barrio Maldito.

One thought on “La historia del Barrio Maldito de Managua

  1. Yo naci en la calle el triunfo, cerca de la primera seccion de policia. En la exquina arriba buscando el mercado, estaba el Rayito de luna, si mal no recuerdo luego el destilatorio y en la esquina estaba El Recreo. Esquina opuesta estaba el cine Triumfo, en la esquina oeste frente al triumfo estaban unos billares de un senor Salamanca, era la unica casa esquinera, y detras un patio vacio donde jugaban beisbol, con bolas de trapo. En la cuadra de la avenida monumental del lado Este habian varias cantinas, en la acera oeste en la esquina habia una enfermera que ponia injecciones, al lado sur de esta casa comenzaba el basurero clandestino que menciona usted por tres cuadras, y luego seguia la casa de un hijo de Francisco (Chico) Cajina quien se encargaba de cobrar la mensualidad de los terrenos. Siempre yendo para el sur a la cuadra siguiente habian mas prostitutas, antes de llegar a la esquina. Dando vuelta a esta esquina hacia abajo estaba el edificio de la Cruz Roja en el costado sur de la calle. Esa foto que usted presenta con el palacio de justicia al fondo, con carretones the jalar agua, y ninos y adultos en el patio, era un puesto de agua, que quedaba en la esquina abajo de la Cruz Roja.
    De esa esquina para el lago, estaba el famoso barrio maldito, eran solo unas dos o tres calles. No era tan maldito, los pleitos era mas que todo cuando llegaban los soldados del ejercito de civil a tomar licor, y ya tomados sacaban sus ballonetas, llegaban ladrones ya muy conocidos, mas que todo durante la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *